Cofradía de la Santa Vera Cruz (Disciplina y Penitencia) Zamora | La Santa Cena
184
page,page-id-184,page-child,parent-pageid-134,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

La Santa Cena

LA SANTA CENA

Este grupo aparece como tal en 1820 con uno tallado por Blas González en el que aparecen todos los comensales sentados. En cuestión histórica los pasos de la Cena están agrupados en dos tipos: 

– El Descubrimiento del traidor.

– La Institución de la Eucaristía.

Esta primera Cena se engloba en el primero de ellos y parece ser que el imaginero se inspiró  en un cuadro de la Santa Cena, que está en el convento del Corpus Christi de Zamora.

Aparece también un perrillo sin raza definida sentado sobre sus cuartos traseros y dando la espalda al apóstol traidor; indica la amistad de estos animales con el hombre. Vulgarmente se le conoce como “el perro de Judas”. Destaca en las manos de Judas un postizo, la bolsa de las 30 monedas en cuero.

Este grupo siempre se portó a hombros  con una mesa, que en los años veinte del siglo XX talló Julio Gómez Sismo. Desfiló hasta principios de los años 60 menos en 1943, 1944 y 1945 en que lo hizo la segunda. Se tiene noticias que fue restaurada en 1949. Se guardaba en la iglesia de San Andrés desde donde se llevaba a la Plaza Mayor para la procesión y luego al terminar se retornaba a esta iglesia. Al retirarse de la procesión definitivamente las figuras  estaban en una dependencia de esta iglesia pasando luego a una sede temporal de la Cofradía en el campanario de Santa María la Nueva. Hoy restauradas se han colocado en una sala de exposiciones del Museo de Semana Santa con otras imágenes, que ya no procesionan.

En 1943 se estrenó otro grupo de la Santa Cena tallado por Ricardo Segundo García Pérez, que el año anterior talló la Dolorosa, era conocido  como pintor uno de sus cuadros la Maternidad se conserva en el Museo Provincial de Zamora, con más categoría que como imaginero. En este grupo aparece Jesús de pie, incluyéndose el grupo en el segundo tipo de Cenas (Institución de la Eucaristía). Desfiló sobre una mesa construida para él en 1943, retirándose algunos años al no gustar la policromía. Al ser incorporado definitivamente a principios de los años 60 se le añadió el perro de Judas. Desfilando sobre ruedas.

Se retiró en 1991 siendo solicitado por la Hermandad del Señor Sepultado de Guatemala, que se hermanó con la Junta  de Semana Santa en 1992, esto hizo que surgiese una polémica con la cofradía toresana de Jesús y Ánimas de la Campanilla; llegando las conversaciones a buen puerto prestándosele a esta Cofradía hasta que hiciesen una, desfilando sobre ruedas en la mañana del Viernes Santo en esta ciudad. Esta Cofradía ha añadido un mantel con las siglas JHS bordadas en la caída. Como colofón de este acuerdo unos representantes toresanos Jesús (túnicas moradas) y Ánimas (túnicas negras) desfilan en nuestra procesión del Jueves, y algunos miembros de nuestra directiva le devuelven la deferencia al día siguiente.

Siguiendo una idea del entonces Alcalde de Zamora Andrés Luis Calvo y en recuerdo de la celebración en Zamora del I Congreso Nacional de Cofradías y Hermandades de Semana Santa (1987) propuso al Presidente de la Diputación Luis Cid Fontán la financiación de un paso. La Junta de Semana Santa propuso a todas las cofradías si tenían alguna idea no obteniendo respuesta, tomando la determinación de realizar una Cena  al ser más costoso. Los donantes propusieron un concurso a nivel nacional con la presentación de maquetas y el presupuesto; contando  con la participación de los imagineros zamoranos Hipólito Pérez Calvo y Ricardo Flecha Barrio. El Jurado al respecto acordó dejar desierto el primer premio que conllevaba la realización del grupo y concediendo el segundo premio al cacereño de Valencia de Alcántara residente en Salamanca donde impartía docencia como Catedrático de Dibujo en el I.B. “Torres Villarroel” Fernando Mayoral Dorado. Al que posteriormente se le encargó el grupo.

Siguió la estructura de la anterior, es decir, la Institución de la Eucaristía. Las figuras las realizó siguiendo la técnica de los retratos usando como modelos personas relacionadas con él y en homenaje a Zamora y a la Cofradía plasmó en el rostro de Santiago el Mayor  él de Casimiro Lorenzo Prieto (q. e. d.), encargado de paso de La  Flagelación y padre de nuestro anterior Presidente Chano Lorenzo Sevillano.

Siguiendo el homenaje a Zamora el imaginero esculpió en madera una fuente de la alfarería de Pereruela de Sayago así mismo una jarra de vino de este mismo pueblo y como viandas unas truchas sanabresas y en cuanto al pan una hogaza de Carbajales. Otro motivo a destacar es el perro de Judas de raza  podenco, que está totalmente tumbado en el suelo avergonzado del acto de su dueño.

Fue estrenado y bendecido en 1991 en la Plaza Mayor por el Sr. Obispo Eduardo Poveda Rodríguez (q. e. d.) iba  sobre la mesa de La Sentencia, que durante  la procesión sufrió desperfectos al ser el grupo muy pesado. El imaginero no pudo realizar su idea de ver su paso a hombros,  ya que le ahuecaron las figuras muy poco y la mesa en la que están sentados pesa 200 Kg. El grupo lo retocó al año siguiente y talló la mesa de ruedas con motivos eucarísticos.